El deseo me hace ver fantasmas

No hace falta lo paranormal para escuchar sombras,

o para ver voces,

fuera de lo paranormal el deseo

o el ansia porque ocurran cosas

me hacen palpitar situaciones estrambóticas.

En la soledad de ni cuarto a oscuras a las dos de la mañana,

de repente la voz de una mujer que clama

y no alcanzo a entender lo que dice.

Podría pensar que viene de la calle,

es lo más probable

pero vivo en una cuarta planta.

Por la puerta del bar pasan presencias,

fugaces, vertiginosas,

las veces que de ellas me imagino entrar a quien aguardo

aunque no sepa de quien pueda tratarse,

solo que de carne y hueso,

y que de aliento vital sirva de acicate.

Una figura me acecha en el paseo marítimo

mientras ojeo el móvil,

como si alguien mirara en la pantalla a mi espalda.

Me asusto, el alma se me encoge,

pero no es más que anhelo por compañía

porque a alguien le interese lo que mi mente recoge.

No hace falta miedo,

para ver fantasmas solo deseo

únicamente querencia

porque ocurra algo fuera de lo corriente

ya sea en esta realidad o en la otra

en sueños o en la trama consciente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s