Archivo de la categoría: Forma y complejidad

Desarrollo del vínculo

Insistiendo en temas ya introducidos como lógica e inercia, o máquina y organismo, es fácil entender el vínculo. Algo que funciona con una lógica es una máquina, algo que evoluciona a base de transformación y reconfiguración de inercias es un organismo. Se puede discriminar una relación, una condición fundamental, que distingue a una categoría de la otra. Si el valor de la inercia tiende a infinito, se convierte en lógica. Es decir, una inercia es aquello que presenta una resistencia, con tendencia a, pero que si la alteración es lo suficientemente potente podría comportarse de otra manera. De este modo, si dicha resistencia tiende a infinito, deja de ser una inercia y se convierte en una condición ineludible, en un axioma de la lógica del individuo.

En el fondo no hay organismos puros. Todos los ejemplos de los que podemos hacer gala, como los gusanos, los pájaros, el ser humano, presentan axiomas insalvables. Como que si les falta el aire, mueren. En eso el organismo se asemeja, sufre una regresión, a la máquina. Sin embargo, lo que diferencia al organismo de una máquina es que no todo lo que la configura resulta ineludible.

Anuncios

Máquina y organismo

De la anterior entrada queda un pensamiento en el aire, de si la condición de reversible o no es lo que concede que un sistema sea lógico o inercial. ¿No existe lógica no reversible? Es decir, a partir de las condiciones de partida y con una serie de reglas el sujeto avanza en un sentido sin que haya vuelta atrás.

Seguir leyendo Máquina y organismo

Lógica e inercia

Forma y complejidad recoge mi humilde aportación a la teoría de sistemas, comprendiendo los sistemas como conjuntos interrelacionados de elementos en interacción dinámica. Por lo común se ha concebido que un sistema es tanto más complejo cuanto mayor es el número de partículas que lo componen. Entonces la complejidad como el grado de complicación.

Frente a esta idea habitual, se plantea la siguiente oposición: la complejidad no como un grado, un número, sino como una situación a la que se llega. No hay una cantidad de complejidad; se es o no complejo.

Seguir leyendo Lógica e inercia