Archivo de la categoría: Poemas

Apariencias

Todo lo que tienes son apariencias,

ínfulas de ser una persona madura y segura,

tentativas de figurar como comprensiva y tierna;

nunca cavilé, jamás pude imaginar o intuir,

hasta donde podía rebasar tu manera de actuar,

Seguir leyendo Apariencias

Anuncios

Resucitando

No siendo ya joven, pero sin haberse adentrado en otra etapa, escribió un libro de viejo, de esos de testamento vital; hasta aquí he llegado, este es el culmen de mi originalidad, no puedo ofrecer más allá; esto coincidió con un ambiente de amistades que, por envidia o por mediocridad, le negaban la posibilidad de evolucionar; ya eres perro anciano, cabezón y lastimero, pocos trucos se te pueden enseñar; para colmo los resquemores, los remordimientos, las cosas que pudo acometer de otro modo; los malos pensamientos que en la noche parecen multiplicarse y acoger poder, que se vuelven más importantes que las catarsis;

Seguir leyendo Resucitando

Debe cuadrar

Con este título he imaginado muchos textos, pero se me olvidan con el vaivén. Tener capacidad no es lo mismo que poder. Hay muchas circunstancias entre medias que impiden que el potencial se exprese. Como la envidia, como la falta de tiempo, como el trabajo que te quema las sienes, como los corruptos que se rascan la espalda y convierten la creatividad en un círculo cerrado, como las modas, como los idiotas que a los genios zancadillean. Como la ironía. Como esos demonios y duendecillos que parece que están esperando a cuando más alegre estás, a cuando mejor te va, a cuando asemejase que lo vas a conseguir, para de repente propinar el golpe y el finiquito, la situación que te estalla en la cara. Esos seres que parece que han nacido con una flor en un culo, famosos y que logran sus sueños, y tú harto de trabajar y de crear en el cieno permaneces y estás. No basta con el talento, la originalidad y el esfuerzo no es sinónimo de gran cosa. Y sigues y persistes porque en algún momento debe cuadrar. ¿No? Esa es la esperanza, a que las coyunturas se alineen, a que el tiempo transcurrido albergue recompensa. Como esperar que esa otra persona a la que envías canciones o poemas, con la que compartes pensamientos y emociones, te responda. Como aguardar que alguien contigo de acuerdo esté, que en la locura haya afinidad. Debe haber algún motivo, alguna razón para la ironía, para esos puños sangrientos e inesperados del destino, para que no sea fácil, para que se complique, para que no sea un camino de rosas. Debe cuadrar, en algún instante. Eso espero. Me puedo aburrir soñando.