Archivo de la categoría: Poemas

La soledad del escritor de fondo

El escritor de repente entendió por qué todas sus relaciones habían fracasado, y era que, aunque precisamente buscaba pareja para alejarse de este estado, sentía un cierto apego a su soledad, se reconfortaba en ella. Sus amantes a menudo habían necesitado demasiados mimos, demasiado cariño, que le alejaban de esa cuota diaria de soledad que requería. Quizás por ello era por lo que se había dedicado con tanto ahínco a escribir. Podría haberse dedicado a correr, a ser un corredor de fondo. O haber sido un pianista solista, o un compositor de música electrónica, gente que trabaja en solitario alejado de distracciones. Pero ni tenía condición física ni oído musical. En su lugar se dedicaba a escribir que, como había descubierto, se trataba de un acto misántropo, misógino y andrófobo.

Anuncios

Decía Robert Graves

Decía Robert Graves que la verdadera poesía

es aquella que se deja inspirar por la Diosa,

en su triple faceta, de madre, desposada,

aquella que es guía en el camino tenebroso y consuela las penas.

Pero qué hago, mi reina dionisíaca,

si tú ya no me necesitas,

si eres independiente,

si te muestras altiva, condescendiente.

Seguir leyendo Decía Robert Graves

Vales

Durante la crisis hubo un año en que no pude comprar regalos. En su lugar preparé paquetes de vales. Vale por un abrazo, vale por hacerte la cama y arreglarte el cuarto, vale por una canción. Vale por un poema, aunque por entonces no escribía poemas. Y la sonrisa de circunstancias de expresar: “Lo siento pero en mis condiciones esto es lo único que puedo obsequiar”. Al menos tengo casa, por lo menos no estoy en la calle. Y había amigos que me escribían, con los que quedaba, aunque fuera para pasear, para vivir del aire. Y la expresión de mi padre que fue la misma que si le hubiera hecho un presente de cien euros. Qué mala son algunas personas para recibir regalos. Estilográfica, cara seria. Botella de vino, cara seria. Paquete de vales, bostezo sin concesiones. Sin embargo, qué buenas son para hacer entender que en la riqueza y en la pobreza la tristeza es la misma. Y la alegría. Y la compañía.